[A] [A+] [A++
  INICI | PERSONES | TESTIMONIS | HISTÒRIA | EXPOSICIÓ ITINERANT | PUBLICACIONS CRÈDITS | ENVIAR DOCUMENTS 
[ versió en català ] [ versión en castellano ] [ english version ]

Diagonal núm.1 08019 Barcelona
Francesc Abad


Las voces bajas del pasado frente a la utopía degenerada
Jordi Font i Agulló


El espacio público como palimpsesto
Ivan Bercedo
Jorge Mestre



¿Quiénes fueron los fusilados?
Marga Gómez


Una nueva e imprevisible experiencia
Dolors Juárez Vives
Jordi Ribas Boldú



Lugares de olvido
Manuel Delgado


El arte y la historia ante la espectacularización del testimonio
Jordi Font i Agulló


Francesc Abad. Experimentación y subalternidad
Josep M. Lluró


Archivo Abierto / Inventario Imposible



De la experiencia del testimonio
Francesc Abad


Associació pro Memòria als Immolats per la llibertat de Catalunya



Archivo Abierto / Inventario Imposible


Una de las muchas y afortunadas, o infortunadas, imperfecciones del archivo que también es el Camp de la Bota es su condición de archivo inacabado e inacabable. El proceso de trabajo inaugurado en 2004 presenta en estos momentos y más que nunca todas las posibilidades de convertirse en un inventario imposible de terminar: a más trabajo realizado, más trabajo por realizar. Por muchos esfuerzos materiales que se invirtieran (sobre todo más euros que permitieran dar más tiempo a más personas haciendo equipo), en estos momentos ya se sabe que nadie podrá poner punto y final al trabajo. Los 1704 fusilados (o 1730 o 1750…) se presentan como imposibles de determinar definitivamente, pese a la tarea realizada por tantas personas a lo largo de estos tres años.

Desde el principio, se podía intuir que cada uno de los nombres de esta dura lista encendería a la vez una memoria hecha de todavía más lugares y más personas. Pero es ahora, después de esta primera parte del proceso, que sabemos que los nombres se han multiplicado por muchos más nombres y muchos más lugares de los que se imaginaba, al mismo tiempo que han evidenciado cada vez más lo que falta por saber. Así, conocer un poco de cada uno de ellos ha llevado a saber mucho más de los sitios donde vivieron o de su procedencia y de las personas con las que vivieron: ha permitido hacer crecer la red de espacios y de nombres, provocando a la vez la expansión de este lugar que es el Camp de la Bota. Cada una de las localizaciones de los fusilados, que en estos casi tres años llegan a poco más de 250, ha multiplicado sus historias personales y las ha entrecruzado y relacionado con todas las demás, y ha seguido dando múltiples variaciones de una misma y dura Historia.

Es así como, más allá de las 11 exposiciones realizadas en los y con los 11 municipios, han ido apareciendo nuevas fotografías, nuevos testimonios con más ganas de hablar, nuevos documentos que han sumado información… Todo ello demuestra que se hace difícil parar el trabajo de dar vida a este archivo realizado ya por tantas manos; tantas manos que, como ya se sabe, han hecho que la autoría de quien empezó a buscar quede escondida y compartida por todas y entre las muchas historias de los que han buscado con él (historiadores, familiares, visitantes…).

Sólo la posibilidad del deseo urgente de querer seguir haciendo visible lo invisible (mostrar todos los campos de la bota que existen dentro del Camp de la Bota, aquí y en todos sitios) llama urgentemente a buscar nuevas formas de prolongar el proyecto más allá de todas las paredes que han acogido el archivo hecho exposición. Tal vez la virtualidad de esta otra red que es también internet, alimentada por la electricidad más viva, permitirá seguir haciendo crecer el archivo y demostrar que, por suerte, o desgracia, esta tarea no terminará nunca.

Por eso, esta pequeña muestra de documentos que mientras se trabajaba han ido llegando recuerda también lo mucho que tal vez ya no se hará, también lo mucho que ya se ha perdido y lo mucho que queda por hacer. Todos ellos prendas de una ínfima parte de los muchos otros fusilados que aún esperan ser vueltos a decir.        

Está claro que no se empezó para acabar nada, si no, tal vez, para descubrir que esto no debería haber pasado nunca y que todo este material recogido es mucho más nuestro de lo que imaginábamos, y también mucho más nuestro de lo que querríamos.